6 de septiembre de 2007

Posibles Explicaciones para las Diferencias de Duración de las Bajas en Diversos Países; de R Osterkamp

Hace un año escribíamos en este Blog una breve reseña sobre un documento presentado por Juan Gervás y colaboradores, titulado «La Incapacidad Laboral en su Contexto Médico: Problemas Clínicos y de Gestión». En dicha reseña, se hacía referencia a un estudio de David Gimeno, sobre la distribución de la IT en países europeos (Gimeno D, Benavides FG, Benach J, Amick BC III. (2004): «Distribution of sickness absence in the European Union» [Occupational and Environmental Medicine, 61, 867–869].

Supongo que debido al verano y a otros factores, hace unos días, he recibido la alerta de cita de que, hace unos meses, se ha publicado un artículo de Rigmar Osterkamp, del Instituto de Investigación Económica de Munich, con el sugerente título de: «Being on Sick Leave: Possible Explanations for Differences of Sick-leave Days Across Countries» (Estar de Baja: Posibles explicaciones para las diferencias de duración de las bajas en diversos países) [CESifo Economic Studies 53-1: 97-114]. En los siguientes enlaces pueden descargarse, bien un resumen, o el artículo completo.

En este trabajo se analizan las diferencias entre el número de días de incapacidad por enfermedad en países industrializados, a base de un panel econométrico de 20 países para los años 1996-2002, en base a datos de la OCDE de 2005.

Sick-leave days per year and per employee, 1996-2002 (Días de baja por año y trabajador, 1996-2002)

Sick-leave days per year and per employee, 1996-2002 (Días de baja por año y trabajador, 1996-2002). Hacer clic, para ver a mayor tamaño.Osterkamp, R. et al. CESifo Economic Studies 2007, 53:97-114; doi:10.1093/cesifo/ifm005. Source OEDC Health Data, 2005

El trabajo pretende explicar estas diferencias notables entre los países que van desde 5 días por año y empleado en EE UU hasta 20 días en Suecia, ó 26 días en Polonia; y lo hace tras realizar una revisión de lo existente en la literatura científica sobre este tema, estructurando en dos grupos los factores a analizar:

1.-Por un lado, variables que se pueden denominar objetivas, como el estado de salud de la población, el porcentaje de personas mayores trabajando o el de mujeres trabajadoras.
2.-Por otra parte, se consideran variables de comportamiento, tales como:
a. Condiciones macroeconómicas, como el desempleo o la posibilidad de trabajar de forma no oficial estando de baja.
b. Condiciones Institucionales, como la generosidad en conceder licencia por enfermedad” o la extensión de la protección al desempleo.

Se realizó un índice de generosidad de los distintos países, a partir de un estudio de los costes de oportunidad a los que se enfrenta el trabajador en incapacidad por enfermedad, definiéndose siete factores institucionales y asignando valores para cada uno de los 20 países en una escala de 0 a 7. En ésta los valores más bajos fueron los de Finlandia y EE UU (2,6 y 2,7, respectivamente), y los más elevados los de Suecia (6,73). España, al igual que en el caso anterior, se situaba en valores medios de la tabla (4,75).

Tabla de distribución de valores del «Índice de Generosidad» en los países estudiados. Hacer clic, para ver a mayor tamaño.
Tras analizar, desde el punto de vista econométrico, los datos así obtenidos, la conclusión de los autores es que las variables institucionales son un factor importante para explicar diferencias en el absentismo laboral entre diversos países. Otras hipótesis, como el trabajo de la mujer o el índice de desempleo, no se probaron al no encontrarse diferencias significativas en el estudio.

Los autores concluyen que la generosidad de concesión de la licencia por enfermedad (incapacidad laboral) desempeña un papel importante en explicar el número de días por licencia de enfermedad.

Tras la lectura del artículo, una primera idea que se nos puede ocurrir, es que si endureciéramos esas variables, (por ejemplo dando la baja de forma exclusiva por el médico de empresa o por el de la Mutua, que tanto da), llegaríamos a cifras similares a las de EE UU. La respuesta es que aplicar medidas económicas sin tener en cuenta las diferencias sociales, históricas y culturales, llevaría a un caos considerable; el fenómeno de la Guerra de Irak, puede ser aplicado como paradigma de esta afirmación.

Por ello, y dado que, a pesar de lo que se nos quiere hacer creer por las partes interesadas, la situación del absentismo en España, no es tan grave, ni alarmante, y está dentro de los parámetros europeos, siendo similar a países de nuestro entorno sociocultural, las medidas a adoptar podrían consistir en:

Mejora de las condiciones laborales, ya que la idea de que el trabajo contribuye a la enfermedad es cada vez más obvia. Estas mejoras deben consistir en cambios en las condiciones de trabajo: fundamentalmente, en lograr un trabajo menos repetitivo y mejorar los estímulos sociales y morales de los trabajadores.

Desde la Inspección, opino que una adecuada Inspección Sanitaria, manteniendo de forma clara el concepto de autoridad sanitaria en la incapacidad temporal, junto con el trabajo de los Médicos de Familia, permitiría garantizar la tasa de nuestro actual índice de generosidad y mantener el absentismo en cifras razonables como el período aquí estudiado.

Reseña realizada por Jesús Rodríguez Sánchez, Médico Inspector (funcionario de carrera) y especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesante el artículo y excelente la reseña, como todas las que publica Jesús Rodríguez. Felicidades.

Dr. Cito dijo...

No dudo de la validez del artículo, tan bien reseñado por Jesús Rodríguez, pero hay algo que no me encaja. Trabajo en una Inspección de Madrid y estoy convencido, por lo que veo día a día (y más en los últimos años en que se ha deteriorado la capacidad del servicio por falta de recursos e incentivos y las nuevas normas), de que hay una evidente oportunidad de mejora.

Si se mejoraran las condiciones (recursos, motivación e incentivos) de la Inspección y nos dedicaramos a revisar procesos y pacientes, en vez de a torear y andar de "corre-ve-y-diles" con las Mutuas y con el INSS, estoy seguro de que se podría producir un descenso en el gasto por IT absolutamente rentable para el Sistema y sin producirse recortes indiscriminados de derechos legítimos como ocurre con las torpes normativas que venimos sufriendo en los últimos años.

Me ha hecho gracia lo del "indicador de generosidad" para medir el grado de facilidad con que se obtienen las bajas. Más bien cabría hablar de "índice de prodigalidad", o de "hastío" (no me gusta el anglicismo de "Burn out"), etc... Enhorabuena por la publicación de la reseña, aunque sea en inglés.

Related Posts with Thumbnails